Los vellos corporales siempre han sido un dolor de cabeza para las mujeres, que continuamente tienen que recurrir a la cuchilla, la cera o diferentes métodos depilatorios. Después de todo no es nada atractivo lucir un bikini con vellos en las piernas o algún otro lugar.

Este es un método de depilación cosmética progresiva que tiene acción tanto en hombres como mujeres, exactamente se trata de Fotodepilación con Luz Pulsada Intensa, un proceso no invasivo que se desarrolla con una tecnología que promueve la producción de colágeno en la piel, estimulando el poro y reduciendo la aparición del vello. Trabaja con una luz que se desplaza en todas las direcciones, manejando variaciones de onda y de intensidad.

Una de sus ventajas es la posibilidad de realizar el tratamiento en cualquier tono de piel o grosor del vello. En este caso la hiperpigmentación o quemadura no es una preocupación pues el tratamiento no sobrepasa temperaturas de los 70°C.

El número de sesiones varía según el área a tratar o el grosor del vello, claro, también debe tenerse en consideración aspectos como el tono de piel o el grosor de esta, lo cierto es que a nivel general se podían esperar muy buenos resultados después de seis u ocho sesiones y en el caso de los hombres de ocho a 10.

Como la mayoría de los tratamientos de este tipo existen unos cuidados posteriores, como mantener la zona depilada alejada de la luz del sol e hidratarla constantemente por lo menos durante 2 semanas, por lo demás, el método promete eliminar el molesto vello que podría aparecer en unos años, pero mucho más delgado y fácil de eliminar.